2011-08-30

El Gobierno Vasco sigue enfermo de cementitis

Los hombres grises del Gobierno Vasco han celebrado el primer Consejo de gobierno del curso en diferentes puntos del paseo de la Concha en Donosti. Intentaban mostrar que a pesar de ser cabezas cuadradas saben ser cercanos al populacho. Durante el Consejo se felicitaban por como va engordando el hijo fruto del incesto entre competitividad y velocidad, el TAV. Recordaban con alegría que el ministro de Fomento manifestaba con fanfarronería "nosotros en dos años invertimos en infraestructuras más que Obama en seis".

El Lehendakari y los políticos coreaban:
“Proyectos cruciales para el desarrollo”
“Menos medievales que nos corten el chollo”
“En linea directa con la modernidad
no quiero una traba a la velocidad.
Vamos para alante, ya no es novedad,
todo es consonante con la normalidad.”
“Somos politicos, cosmopoliticos, metropoliticos, estupiditicos.”

Pero el problema ha surgido cada vez que han visto un río. Los políticos grises no soportaban ver la naturaleza, les daba alergia y les salían sarpullidos. Era fruto de la adicción al cemento que padecen, así que para remediarlo Grisaki Arriola ha ordenado cubrir de gris el río con autopistas y TAV y el resto de los metropolíticos a aportado centrales térmicas, polígonos industriales, electrolineras, etc.

El problema se ha repetido cada vez que aparecía a su vista un monte, un arbol ó toda Euskal Herria, y en cada caso han relajado su corazón de hormigón con nuevas dosis de cemento, autopistas, aeropuertos, superpuertos, helipuertos, AVEs, TAVs, centrales térmigas, nucleares, eólicas, viales, variantes, circunvalaciones y cinturones de todo tipo hasta colmatar todo el pais con el más profundo gris.

Un Acòlito del político ha comentado: “Pero lehendakari, se van a quejar.”
"Bueno, en ese caso contrataremos a màs policia"
- ha respondido Patxi Gris Lopez.

Los trabajadores no daban a basto, pero si siguen trabajando 19 horas al día como es su deber contentarán al Dios Hormigón.

Mientras esta fiel realidad sucedía a pie de calle, un poco más arriba, en el palacio de Miramar unos presuntos actores parodiaban al veredadero Gobierno del Hormigón Vasco anunciando la licitación de tres nuevos tramos del TAV por más de 300 millones de euros. Ya que, como todo el mundo del cemento sabe, esta es la necesidad más imperiosa en estos tiempo de crisis y futuro gris.

Sobre esta canción (con la música de "Viva la gente") que se oía en Donostia tenemos la duda de si la cantaban los hombres grises del paseo ó los del Palacio:
Vivan las obras
Las hay donde quiera que vas
Vivan las obras
es lo que nos gusta más...
Cuantas más obras
ellos más cobran
en cada pueblo y ciudad
Perdonará usted las molestias
le van a desarrollar.



Banatu den Komunikatua /
Comunicado.
Argazki gehiago.





Argazki gehiago

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada